martes, enero 28, 2014

Visitar el Cañon de Rio Lobos en Soria

Memorias de monjes templarios, buitres leonados y águilas reales surcando los cielos vigilantes, una ermita perdida levantada en el corazón de la garganta. Estas son algunas de las experiencias que uno puede encontrarse cuando decide adentrarse en este parque natural del Cañón del Río Lobos a unos 12 kilómetros de El Burgo de Osma, Soria.

Os contamos cómo llegar y qué ver en este paraje único, perfecto destino para un fin de semana diferente.

Ermita de San Bartolome Soria
Ermita de San Bartolomé

Llegada al cañón 

El acceso más usual es el que parte de Ucero, Soria. Una vez el coche aparcado, y con un calzado adecuado, entras en contacto con la naturaleza de inmediato, caminando por una senda bien señalizada, entre sabinas y pequeños riachuelos repletos de bellos nenúfares que hacen del recorrido un gran espectáculo visual que culmina en su primera etapa cuando aparece en medio de la nada la ermita de San Bartolomé, templo románico, muy bien conservado y con gran riqueza de detalles.

A quién se le ocurriría levantar dicha construcción en paisaje tan sobrecogedor confiriéndole un aire tan místico y esotérico, ¿a los templarios?  Es una de las hipótesis barajadas por algunos estudiosos.

Qué ver

En este reino de la naturaleza, si alzas la vista, es muy habitual encontrarte con una gran colonia de buitres leonados, danzando en círculos sobre tu cabeza. Halcones peregrinos, alimoches, águilas reales y culebreras también se suman a la fiesta de las rapaces.

Nutrias, corzos, truchas, ardillas, zorros, entre otras especies, comparten espacio y escenario en las 9.850 hectáreas que conforman el parque.

Cañón de Rio Lobos
Cañon del río Lobos

Dejando atrás la ermita, el cañón se estrecha esculpido por un río Lobos que hace en su recorrido diferentes simas, grutas y cuevas, mezcolanza de la acción del agua y del tiempo. Los espeleólogos encuentran en este paraje un destino ideal para su afición. Y los que no lo somos podemos disfrutar de las estalactitas y estalagmitas de las cuevas, esas bellas catedrales subterráneas.

¿Cuándo ir al cañón de Río Lobos?

La mejor época para visitar este maravilloso lugar es primavera y otoño, cuando los colores de la naturaleza se hacen más vivos e intensos. Un regalo impagable a la vista y al espíritu

Para más información tenéis el Centro de Interpretación del Cañón del Río Lobos en Ucero:
Teléfono: 975 363 170.

Y las páginas www.sorianitelaimaginas.com y www.turismocastillayleon.com